Viajar con niños: vacaciones en Bulgaria

He tardado en ponerme a escribir este post más de lo que esperaba pero el día a día no me lo ha permitido hasta ahora. Bueno, la idea es contar un poco como nos fue en nuestra primera salida internacional con Carlos por Europa, ya que habíamos volado previamente con él dentro del país, y ya que estamos dar una serie de consejos por si os apetece probar un destino poco común como es Bulgaria.

Antes de todo, hablar de los vuelos. Por una cuestión económica nos decidimos por volar con Lufthansa desde Valencia con transbordo en el mega aeropuerto de Frankfurt. Como he dicho al principio fue una cuestión económica pero luego vimos ventajas al hecho de hacer este transbordo. Por su edad, Carlos, es un culillo inquieto y no le hace mucha gracia eso de permanecer sentado. Con la parada técnica todo se hizo más cansado pero él se relajaba un poco del avión y volvía con más tranquilidad. La experiencia de volar con niños con Lufthansa es muy positiva. Tienen peluches, golosinas, cuadernos para pintar y una serie de merchandising que hace que el vuelo de los pequeños se más agradable.

Carlos en Bulgaria.

Una vez llegados a Sofía todo fue bastante fácil. Hablamos de una ciudad grande con metro, tranvía, autobuses y una gran flota de taxis a precios muy pero que muy asequibles. Es un sitios que no nos marcó especialmente ya que carece de grandes atractivos turísticos pero lo cierto es que nos gustó mucho para ir con niños. Las zonas verdes son las estrellas de la capital búlgara. Hay parques constantemente, alguno enormes e inabarcables en los que te podrías perder. Obviamente al haber parques no era difícil encontrar zonas de ocio infantil con columpios y areneros. Estos nos dio la posibilidad de que nuestro pequeño desafiara a algún que otro joven búlgaro. Finalmente no llegamos a provocar ningún conflicto diplomático. Continue reading